7 Consejos postvacacionales para volver al trabajo

El final de las vacaciones conlleva el retorno al trabajo diario, lo que genera, a menudo, el conocido síndrome postvacacional. Para evitarlo, es recomendable seguir una serie de pautas que te ayuden a afrontar con entusiasmo la vuelta a la rutina.

El comúnmente llamado síndrome postvacacional (no está considerado oficialmente como enfermedad por la OMS) es aquel estado físico y emocional que el trabajador experimenta ante la incapacidad de adaptarse nuevamente a la rutina laboral tras un periodo vacacional medianamente extenso, y cuyos síntomas principales son estrés, cansancio generalizado, tensión muscular, insomnio, fatiga, irascibilidad, dificultad para concentrarse, nerviosismo, etc.

Sin embargo, este desagradable trance no hay por qué sufrirlo si se llevan a cabo una serie de pautas, por ello, a continuación, os ofrezco una serie de consejos postvacacionales muy sencillos y útiles:

1 – Adaptación progresiva. La principal causa que genera todo ese malestar es la dificultad de adaptación al ritmo laboral. Por ello mismo, es de gran utilidad empezar, antes de terminar las vacaciones, con algunas tareas rutinarias que ayuden a que la vuelta al trabajo no resulte tan brusca como pasar, de un día para otro, de la caipiriña playera a la oficina. A esto, es aconsejable sumarle la adopción progresiva de un horario más riguroso a la hora de acostarnos y levantarnos cada día,  para que al volver a trabajar, el madrugar no nos suponga un esfuerzo ímprobo.

2 – Actividades extralaborales. La vuelta a la rutina no es el fin del mundo, aún puedes divertirte. Planifícate actividades fuera de tu horario laboral que te permitan, igualmente, una adaptación más progresiva y evadirte de toda la nueva carga de trabajo.

3 – Vida sana. Lleva a cabo una alimentación equilibrada y ligera que evite la sensación de pesadez y favorezca la digestión. Evitar el consumo de alcohol y cafeína que ayudan a generar estados de depresión y estrés respectivamente. También es muy útil realizar ejercicio físico para llevar una vida más saludable que te permita estar activo y rendir más en tu jornada laboral.

4 – Planning de tareas. No pretendas hacer todo el trabajo pendiente el primer día. Elabora un planning de tareas donde distribuyas tus responsabilidades según prioridades, evitando así estresarte más de lo debido. Siempre, poco a poco.

5 – Positivismo. Así es, mirar el lado positivo a tu vuelta, un punto igualmente fundamental que para muchos otros aspectos de la vida. Tristemente, en España, a día de hoy, la tasa de paro sigue siendo elevadísima, por lo que tener un trabajo se ha convertido, para muchos, en un privilegio. Por lo tanto, contémplalo como tal, ya que muchas personas no han tenido la oportunidad de disfrutar de unas vacaciones, ya que simplemente, no tienen trabajo.

6 – Establecer objetivos. Siéntete realizado. Para ello, establécete nuevas metas que te hagan afrontar el nuevo periodo con entusiasmo y motivación, como una etapa de superación personal. Metas, no sólo laborales, sino también personales (dejar de fumar, salir a correr…) ayudan a lograr dicho propósito.

7 – Paciencia, por encima de todo. Tener claro que este periodo es tan sólo algo eventual y pasajero. Una vez logras acostumbrarte nuevamente a la rutina, los síntomas desaparecen. Todo es cuestión de actitud y de ponerle ganas.

Esperemos que estos pequeños consejos te sean de gran utilidad para que el fin de las vacaciones no se convierta en algo soporífero y estresante. No obstante, si ves que pese a todo, tus síntomas perduran por mucho tiempo o se agravan, no olvide acudir al médico.

¡Talleres Gallardo te desea un feliz y llevadero regreso!