Consejos prácticos para un viaje seguro


Talleres Gallardo aconseja a todos los conductores seguir unos sencillos consejos para que en estas vacaciones viajes seguro y sin preocupaciones. Además te serán de gran utilidad si has de pasar la Inspección Técnica de Vehículos.

Ahora que se avecinan largos viajes vacacionales, es el momento más importante para que tu coche cuente con la puesta a punto más óptima y por tanto, cuente con la mayor seguridad posible para ti y tus acompañantes. Por eso, desde Talleres Gallardo, te recomendamos que realices una revisión adecuada de tu coche antes de partir, siguiendo cuatro prácticos consejos que a continuación le exponemos, y que además, le serán muy útiles si necesitas pasar la ITV:

01_neumaticos1. Neumáticos: Es una parte fundamental de nuestra seguridad. Son el contacto más directo con el asfalto y por tanto un mal estado de los mismos es nefasto para nuestra seguridad. Primeramente, es primordial que cumpla con los requisitos de homologación, y para ello es necesario que la profundidad de los surcos del neumático cuente con la exigida legalmente. Existen dos medidas mínimas establecidas: para neumáticos de verano, 1’6mm, y para neumáticos de invierno, 4mm.

No obstante, cumplir con estas medidas no es necesariamente sinónimo de buen estado. Todo neumático tiene una vida útil y ésta varía en función de diversos factores. El clima, la velocidad de conducción, la frecuencia de frenada, el tipo de terreno de la vía o la edad de los propios neumáticos son algunos de ellos e inciden tanto en el agarre como la distancia de frenado. Por lo cual, ante cualquier anomalía que detecte, no dude consultar a su taller mecánico de confianza para que te de unas pautas rigurosas de actuación.

02_freno2.Sistema de frenos: Si no contamos con un buen calibrado y estado de los frenos nuestra seguridad corre grave peligro. En el sistema de frenos, las piezas que sufren más desgaste son las pastillas y los discos de freno, y este desgaste depende, en gran medida, del estilo de conducción de cada persona. Así que, cuanto más esfuerzo le exijas a tu coche a la hora de frenar, menos tiempo debes tardar en revisar sus condiciones.

No obstante, es aconsejable que evites someter a su vehículo a sobre-esfuerzos haciendo un mayor uso de la caja de cambios como sistema de reducción de velocidad (por ejemplo, al descender puertos), logrando de esta forma evitar un excesivo calentamiento de los discos a la vez que alargas la vida útil de los mismos.

Un chirrido al pisar el pedal o excesivo recorrido al realizar dicha acción causado por el desgaste de las pastillas o por escasez o contaminación del líquido de frenos; necesidad de pisada muy fuerte para lograr el frenado óptimo o vibración del volante en cada frenada provocado por tener unos discos y pastillas dañados, suelen ser los problemas mecánicos más corrientes en este aspecto. Todo ello provoca por tanto, que la distancia de frenado sea mayor, lo que genera un gran peligro para nuestra seguridad y la de los que nos rodean.

Cualquiera de estos fallos son motivos suficientes para que tu coche no cumpla con lo exigido por la ITV, por tanto, asegúrate de pasarla correctamente enviando previamente su vehículo a su taller de confianza para que te determine los problemas concretos y sus soluciones.

03_amortiguador3. Amortiguadores: Su principal cometido es el de lograr la máxima adherencia del neumático a la carretera para mantener el coche estable y otorgar mayor comodidad a todos los ocupantes, y un mal estado de éstos genera una serie de riesgos, sobre los cuales, es necesario tomar conciencia. Unos amortiguadores desgastados provocan pérdida del control en curvas, aumento de la distancia de frenado, desgaste de neumáticos, mayor gasto de combustible e incluso pueden facilitar la provocación de mareos durante los viajes a pasajeros propensos a ello.

Según diversos estudios y expertos, se recomienda que los amortiguadores sean cambiados cada 60.000 km u 80.000 km como normal general y revisados cada 20.000 km. Además, es una de las principales causas por la que los vehículos no pasan la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

No obstante, si quieres conocer grosso modo el estado de tus amortiguadores, puedes llevar a cabo un pequeño truco: Realizar presión sobre la parte delantera del vehículo, sobre cada rueda, y cuando no puedas presionar más, suelta de golpe y observa la respuesta de tu coche. Si éste rebota más de una vez, significa que el estado de los amortiguadores no es el adecuado.

Un fallo o mal estado de cualquiera de estos tres elementos, influye en el rendimiento de los otros dos.

05_Sistema de alumbrado4. Sistema de alumbrado: Se trata de otro elemento clave puesto que un mal estado del alumbrado de nuestro vehículo será decisivo, tanto para nuestra seguridad como la de los conductores que nos rodean. Por otra parte y en contra de lo que pueda parecer, se trata del factor más decisivo a la hora de pasar la ITV, pues el inadecuado estado de los mismos es el motivo más común por el que los coches no aprueban la inspección técnica.

Su mal estado tiene que ver muchas veces con una mala conexión eléctrica, defectos en las bombillas o simplemente fundición de las mismas al llegar al final de su vida útil. Por lo tanto, es aconsejable revisar periódicamente el estado de éstas que afectan a las luces de posición, de freno e intermitentes.

También es necesario tener en cuenta la altura de las luces. Regular correctamente este aspecto incide sobre la detección de imprevistos delante de nosotros durante la conducción al mismo tiempo que evitamos deslumbrar a otros conductores. La altura de las luces varía por ejemplo, con el peso del vehículo, es decir, una elevada carga causada por los pasajeros o por mercancías del maletero pueden provocar que dicha altura ascienda y por ende deslumbre a otros conductores. Otro factor influyente es la velocidad, a tenor de la misma, la angulación de los faros debe variarse.

Muy importante es, a su vez, la buena limpieza de la pantalla protectora: a mayor suciedad en ésta, menor es la eficacia del alumbrado. Debemos tener, por consiguiente, especial cuidado si hemos conducido por barro o con condiciones climáticas adversas.

Por último, otro elemento a conocer dentro del sistema de luces, que por lo general es bastante olvidado, son los faros antiniebla. Un mal uso del mismo, en especial de las traseras, puede resultar muy peligroso para quienes conducen detrás nuestra. Se trata de una luz especialmente potente y brillante pensada para mostrar nuestra posición en  situaciones climáticas extremas, ya sean de niebla, lluvia o nieve. Por esta razón, en condiciones climáticas relativamente normales, pueden provocar deslumbramientos sobre los vehículos que nos siguen.

Dicho lo cual, esperamos que te hayan resultado de gran utilidad estos consejos, y una vez más, no olvides acudir a tu taller mecánico de confianza ante cualquier duda que tengas al respecto o cualquier anomalía que detectes en tu coche y no sepas solucionar. Ellos sabrán, mejor que nadie, qué hacer en cada caso.

¡Qué tengas un buen viaje y unas felices vacaciones!